¿Está preparado para experimentar la web 4.0?

En la Web 1.0 comienzan a surgir elementos que conectan información y que también permiten compartirla con otros. Herramientas como las de compartir o descargar música y/o video como el POP anticipa el surgimiento de las interconectividad social.

Así emerge la Web 2.0 con el claro objetivo de conectar a las personas. Recibe el nombre de la Web Social, y efectivamente genera la convergencia de herramientas antiguas como el correo electrónico con herramientas para la publicación de contenidos por parte los navegantes. Surgen los Blogs y los sistemas de conferencia, se integra la mensajería instantánea, se agregan con fuerza los sitios de mercados y subastas y se da pié para una plataforma de juegos interactivos entre los diferentes usuarios.
En el extremo de la conectividad de las personas tenemos el crecimiento de las redes sociales como Facebook, Twitter, Youtube y MySpace al igual que los portales de comunidad y la utilización en común de marcadores de favoritos. Esta conectividad entre las personas dio lugar a la colaboración entre los usuarios para generar contenido de interés, mediante el uso de herramientas como los Wiki y el uso de los Mash-ups .
El desembarco de la Web 3.0, conocida como la Web Semántica, tiene como principal reto, el conectar el conocimiento. Es así como surgen entonces los Bots (o buscadores particulares), la búsqueda semántica, las bases de conocimiento, y hasta asistentes personales que permitirán ir efectuando conexiones no solo del contenido sino del conocimiento que se encuentra dentro de estos contenidos.
La intención de la Web 3.0 es unir contenido y conocimiento y presentarnos los resultados del análisis en forma que la experiencia de navegación sea relevante, útil y valorada por el usuario.
El desarrollo de la Web 3.0 y sus tecnologías llevarán indefectiblemente hacia la Web 4.0, la Web Ubicua, donde el objetivo primordial será el de unir las inteligencias donde tanto las personas como las cosas se comuniquen entre sí para generar la toma de decisiones. Para el 2020 se espera que haya agentes en la Web que conozcan, aprendan y razonen como lo hacemos las personas.