Huellas online, esas marcas reconocidas.

DSC_8198#Comunicacion digital
Las marcas hoy más que nunca, tienen vida propia en el mundo digital. Se las sigue, se las quiere o las odia, según su actuación y el grado de aprobación de sus públicos. La sociedad de la información, junto a la convergencia digital, ha revolucionado las comunicaciones a escala global. Por eso, cada vez más, las empresas intentan gestionar contenidos de calidad que sean novedosos y atractivos para sus públicos.¿Quiénes ganan ventajas?: las marcas que planifican y organizan su comunicación.

Navegar online con una tablet, el smartphone o la notebook es como un juego de niños en el que uno sabe donde comienza pero no cuando y donde termina ese recorrido. Bienvenidos a la globalización y a toda su complejidad. La hipertextualidad es el eje: Linkear, googlear, chatear, mailear, pripear, retuitear son nuevas acciones que hegemonizan el escenario actual. Enviar un SMS, el pin o skypear o comprar online, conforman nuevos modos de relacionamiento social. Frente a esto: ¿Cómo se diferencian las marcas en la esfera digital? ¿Qué demandan sus públicos? En el caso de las redes sociales, es más claro: información y entretenimiento.

Este escenario abre nuevos interrogantes sobre la producción, circulación y recepción de los mensajes. Vivimos hiper-conectados: ¿pero realmente logramos comunicarnos? ¿qué marcas adoran y siguen esos públicos? De ningún modo, alcanza con abrirse unos cuantos perfiles y dedicarse a “copiar y pegar” información o compartir tarjetas de “buen fin de semana”. Hay estrategias de comunicación y contenidos que sustentan ese diálogo diario, dinámico y renovado. El valor emocional y relacional es la clave.

El carácter interactivo de la comunicación digital abre el juego a la participación de los públicos. Si bien esto es riesgoso cuando no hay un plan, es positivo si la “empresa digital” logra anticiparse, planificar y organizar su comunicación.

Esta encrucijada obliga al e-Dircom a repensar como producir contenidos audiovisuales cautivantes para cada público en particular. Seguir las huellas que dejan los “amigos” en la red, diferenciarse de los competidores, analizar las relaciones de aprobación o rechazo que se establecen entre sí, detectar cuáles son los “líderes de opinión” y mantener una relación fluida con ellos, es una tarea mucho más compleja. Estas son algunas de las cuestiones que se plantean en la estrategia de comunicación digital y se contrastan con las métricas periódicas.

Las marcas deben tomar la iniciativa: leer las tendencias y proponer determinados recorridos “virtuales” entre sus diferentes públicos. Nuevos interrogantes se encadenan en la etapa de diagnóstico y analizarlo ya es un buen punto de partida. Así el e-Dircom se convierte en un malabarista que administra presupuestos, toma decisiones, monitorea, mide resultados e interpretar esas tendencias.

Esta relación dialéctica entre las marcas y sus públicos es la que le permite al e-Dircom seguir esas “huellas” e interpretar las aprobaciones y rechazos, actitudes positivas, negativas, deseos y emociones de los públicos. A partir de este juego de espejos, entre el Ser y el parecer, (en la dimensión online) es donde se tejen las hipótesis de relacionamiento; al interpretar esos recorridos y trayectorias se (re)formulan posibles hipótesis para dinamizar la comunicación.

Construir la identidad de una marca y proyectarla positivamente en la nube, toma tiempo y exige una repensar constantemente este nuevo paradigma, emplear recursos más creativos, para aprovechar las oportunidades y prevenir posibles crisis.
iconos3dConsejos para lograr una comunicación digital exitosa.

• Planifique su plataforma digital de comunicación “central”, desde la que vinculará los demás canales.
• Determine sus públicos y la estrategia de comunicación.
• Tenga en cuenta la identidad y “personalidad” de la marca.
• Elabore contenidos relevantes y “refresque” su imagen si es necesario.
• Priorice la participación y el diálogo con los consumidores.
• Analice con el e-dircom las tácticas que implementará para sostener la comunicación en el tiempo.
• No aburra a sus comunidades, “empatice”, comparta contenidos de otros seguidores.
• Tome la iniciativa, renueve y actualice diariamente la comunicación en las redes sociales.
• Ellos prefieren seguir marcas que brindan más servicios y nuevos beneficios; valoran el optimismo, la cercanía y los lazos amistosos.
Por último recuerde que las redes sociales operan bajo la lógica de la información y el entretenimiento: por lo tanto, no comunique mensajes superfluos o autorreferenciales.